expo-106

La presente síntesis corresponde a lo desarrollado en los 4 paneles durante la primer jornada (Martes 17 de Marzo) del Congreso Económico Argentino. Nuestra intención es principalmente dar a conocer aquellos puntos que entendemos resultan de interés para el conocimiento y debate sobre la actual situación de nuestro país y el mundo, brindando una observación personal, más que definiendo de forma extensa y detallada lo transcurrido durante los dos días de Congreso. Para ver la síntesis de la segunda jornada (Miércoles 18 de Marzo) haga click aquí.


Panel 1

Panel 1

En términos generales, ya desde las primeras disertaciones pudimos observar la que tal vez fue la principal temática de este año, aquella que podríamos llamar: “El peso de la herencia vs las expectativas de cambio”. Es decir, ante la proximidad de elecciones y las expectativas optimistas generalizadas sobre la economía argentina en el mediano plazo, llega el momento de analizar hasta qué punto estas expectativas se van a ver materializadas y en qué medida lo realizado por las últimas gestiones va a facilitar o dificultar la tarea del próximo gobierno en materia económica.

Miguel Kiguel inició su disertación señalando que el contexto externo ha empeorado: el dólar se ha fortalecido frente al Real y el Euro, los inversores internacionales comienzan a alejarse de los países emergentes, los precios de la soja y el petróleo han bajado notoriamente, China ha disminuido su crecimiento y Brasil está en una situación económica y política compleja. Ante este panorama, el economista sugiere que si la situación externa cambió, también debería hacerlo la política económica argentina.

En cuanto a cuestiones positivas, remarcó que el riesgo país de argentina está bajando, y que los metales, la soja y el petróleo ya habrían encontrado su nivel de equilibrio. Pero entiende que la prioridad del actual gobierno pasa por desactivar la posibilidad de una crisis grave, manteniendo a raya a la inflación y el dólar paralelo, sosteniendo un nivel de reservas aceptable aún cuando esto signifique sacrificar el nivel de actividad.

En cuanto a las perspectivas de 2015, ve un año con inflación alta aunque menor que el año pasado, un déficit fiscal en torno al 6% del PBI y posiblemente más complicaciones con la deuda en default. A su entender, la situación argentina actual, en cualquier lugar del mundo se llamaría “crisis”, sólo que en nuestro país hemos pasado tantas situaciones de gravedad, que tenemos otros estándares para ese término. Pero la verdadera herencia para un nuevo gobierno será un “desbarajuste de precios relativos”.

Daniel Artana coincidió en gran parte con el diagnóstico de Kiguel, señalando el déficit público financiado por el Banco Central (BCRA), la inflación alta, el atraso cambiario y la situación recesiva causada por la falta de dólares. Sostuvo que la verdadera restricción es la externa (es decir, la incapacidad de la economía argentina de generar divisas), y que el gasto público está desajustado, a costa de la actividad privada y los subsidios.

Diego Giacomini tituló su presentación “Alternativas para volver al sendero de crecimiento perdido en los últimos 12 años”. En este sentido, remarcó que América Latina, en términos de PBI per cápita, creció sustancialmente mientras que la Argentina quedó rezagada. El economista entiende que Argentina tiene un problema de competitividad que no se arregla sólo devaluando, sino que el problema real reside en el gasto público y la presión impositiva. Añade que el crecimiento por consumo se agotó y es momento de promocionar el ahorro y la inversión, razón por la cual el próximo gobierno debería reducir los impuestos al sector privado y optar por una política de shock (sic) en lugar del gradualismo a la hora de hacer ajustes en la política económica.

Juan Carlos De Pablo cerró el panel recurriendo a ejemplos históricos para argumentar que, más allá de cualquier anuncio grandilocuente, es necesario que los líderes perciban el momento oportuno para hacer reformas concretas y sobre esa base ir realizando cambios sucesivos, de impacto mayor y más duradero, estar despierto frente a la circunstancia y dar la solución más allá de la coyuntura. Se distanció de la actitud de sus colegas de hacer pronósticos futuros, con pretendida precisión porcentual, sosteniendo que la experiencia le enseñó a mirar los números pero también los procesos decisorios. Ante la similitud percibida entre los candidatos sostuvo que “al próximo presidente ya lo conocemos, sólo  que no sabemos quién es. Alguno va a tener la mala suerte de ganar”. Finalmente, remarcó que hoy día el principal problema es de credibilidad de la política económica y que en eso debe enfocarse el próximo gobierno, sabiendo que tradicionalmente los argentinos exigen liderazgos fuertes.


2

Panel 2

Guillermo Pérez fue el primer expositor de este panel, con la responsabilidad de tratar un tema de interés para los inversionistas de alto nivel. Su presentación se centró en los alcances de los Acuerdos de Intercambio de información fiscal, tanto bilaterales como multilaterales, que han comenzado a realizarse como principal remedio después de la crisis del 2009. Por lo tanto, los “tax-havens” o “paraísos fiscales” son actores claves del escenario financiero global, entendiéndose éstos como países que se niegan a dar información fiscal a otros países.

Fue necesario señalar entonces, la posibilidad del gobierno Argentino a acceder a información sobre cuentas  de personas y empresas nacionales en Suiza. Precisó los dos mecanismos actuales que podrían permitirlo, por un lado, el convenio multilateral de la OCDE al cual Suiza suscribió para intercambiar información con otros 58 países, entre ellos la Argentina, y otro bilateral entre los dos países. Actualmente, ninguno de los dos se encuentra vigente. El bilateral entre Argentina y Suiza está ya firmado pero no ratificado por Suiza. Pérez concluyó que los intercambios de información de esta naturaleza ya están ocurriendo en el mundo aunque a un paso más lento del que otros profesionales afirman.

La segunda presentación, a cargo de Daniel Marx, fue titulada “valores de activos financieros en perspectiva”, y se basó en un análisis técnico de los mismos y sus proyecciones a futuro. Se pregunta si los tipos de cambio en Argentina, el oficial y el paralelo, convergerán y a qué nivel, dada la actual brecha que los separa. También mostró las proyecciones del rendimiento acumulado en dólares a Diciembre del 2016 de distintas colocaciones de deuda soberana, donde todas arrojan resultados positivos. La mayor parte de su exposición se centró en la idea de ponerse en sintonía con el mundo, “hacer un catch-up”, para retomar un sano curso económico. Personalmente, manifestó ser “optimista, siendo cauteloso”.

Tocando un tema más práctico, Mariano Otálora, nos habló sobre oportunidades de inversión en nuestro país. Sus recomendaciones se basaron en dos frentes, el mercado de capitales y el mercado inmobiliario. Destacó que nuestro país posee activos muy baratos si se los compara con los de la región. En cuanto al mercado inmobiliario, destacó la conveniencia de las propiedades a construir con financiamiento en pesos, construir nuevas propiedades y acceder a ellas con crédito Hipotecario. A modo de resumen, ante el escenario que considera más probable (convergencia o liberación del tipo de cambio, arreglos con Fondos Buitres y tasas positivas) las mejores opciones de inversión son: bonos en dólares a largo plazo, bonos ajustados por dólar link, acciones, cupones atados al PBI y el negocio inmobiliario (tomando las consideraciones previas).

Como última mención, en la ronda de preguntas surgió el tema de la necesaria reforma tributaria, a lo que Guillermo Pérez acotó que no se puede hablar de reforma tributaria si no se mira el conjunto, por ejemplo, moderando también el gasto. Señaló, además, que la presión tributaria es cada vez mayor en el mundo, y que en Argentina está para quedarse, si se hace un ajuste habrá shock social.


Panel 3

Panel 3

Jacqueline Maubré comenzó su disertación explicando algunas nociones básicas sobre los mercados de capitales. Estimó que en Argentina se presenta un bajo porcentaje de crédito al sector privado sobre PBI per cápita y que el desarrollo del mercado de capitales puede ser una solución a esta problemática. Remarcó que actualmente, las empresas se financian principalmente mediante crédito bancario y fondos propios, mientras que el aporte de la bolsa es menor.

Asimismo, señaló que mientras los activos argentinos no paran de subir su cotización, el país sigue catalogado como “mercado de frontera”. Esta clasificación, otorgada por Morgan Stanley, se basa en tres criterios: sostenibilidad del crecimiento, tamaño del mercado de capitales, y las barreras a la entrada y salida de capitales (el de más baja performance para el país). No obstante, el desempeño en estos aspectos es coyuntural y el país no tiene en principio ningún obstáculo estructural para mejorar su imagen ante los inversores, sostuvo. A su vez, remarcó el significativo crecimiento que tienen año a año la financiación a Pymes por medio del mercado de capitales en Argentina.

Marcelo Nievas indagó sobre el nuevo marco regulatorio del mercado de capitales argentino. El mismo se basa en los principios de: mayor acceso, mayor cantidad de productos, mayor seguridad, mayor integración, más empresa y mayor eficiencia. Habló de igual manera sobre las oportunidades y los obstáculos de lograr un sistema más federal y más integrado, para lo cual se mostró optimista en el mediano plazo.

Miguel Boggiano señaló que Argentina tiene las condiciones para, con tan sólo hacer las cosas “un poco bien”, dejar de ser un “mercado de frontera” y volver a ser considerado un “mercado emergente”. Desde ya que persisten obstáculos: inflación, baja confianza en la moneda, dificultades en la entrada y salida de capitales. Pero no obstante se mostró optimista con la inversión en bonos y acciones de bancos argentinos. Con respecto a los primeros, destaca su liquidez y el importante rendimiento que otorgan, principalmente lo de más largo plazo. Con respecto a las acciones bancarias, vienen subiendo su cotización de manera firme, se encuentran todavía subvaluadas respecto a otras comparables de la región y podrían estar beneficiadas de un cierto éxodo de capitales que se va de Brasil y comienza a posicionarse en parte en Argentina, antes las expectativas que genera el cambio de gobierno en los mercados.

Claudio Zuchovicki comenzó señalando que la reforma del mercado de capitales debe tener en cuenta dos aspectos: la liquidez y la facilidad de acceso. Remarcó al inversor como el actor clave del mercado. Se preguntó asimismo cuánto de las expectativas a futuro YA están en los actuales precios (y por ende cuánto le resta subir a las acciones). Planteó también el problema para el mercado internacional: ¿Cuánto se debe a las perspectivas positivas de las empresas y cuánto a la liquidez causada por las políticas expansivas y las bajas tasas de los países desarrollados? De todas formas, señaló que a partir de 2013, los rendimientos de los países desarrollados están superando marcadamente a los de las bolsas de países emergentes.

En lo que hace a Argentina, señaló que existe certidumbre en el largo plazo pero incertidumbre en el corto. Está primera entre los mercados fronterizos, siendo el “cepo al dólar” el principal problema para ascender. Pero cree que cuando se levanten las restricciones aparecerá la liquidez para lo títulos argentinos. No obstante, señaló que el mercado local es volátil y cortoplacista. No sólo eso, sino también pequeño: el total del Merval Argentino equivale al 10% de Apple, a lo que se le suma que, de las acciones de las empresas que lo componen, el 50% no cotiza, el 20% por ciento está en manos del ANSES y sólo el resto está flotante. En resumen, al día de hoy, si una pequeña parte de los capitales que salen de Brasil quieren entrar al país no encontrarían títulos suficientes a los cuales acceder.


4

Panel 4

El joven economista colombiano Alberto Bernal, y más osado de los tres disertantes según Padilla, comenzó su presentación refiriéndose a la tasa de interés actual del Bono de Alemania a 10 años, la cual es de 0,2%, acotando que es un margen muy bajo y prediciendo que “en un año estará a 0%”. Por otro lado, la tasa de interés de EEUU es de 2,07%. El razonamiento principal presentado es que las tasas de interés mundiales no van a subir, lo que hace que sea interesante invertir en los países emergentes, aún cuando los rendimientos no sean tan elevados. En la ronda de preguntas, tuvo la oportunidad de añadir a lo anteriormente dicho que “hoy día se nos están acabando las ideas de inversión”. Puesto que hay mucho dinero buscando colocarse, resulta atractivo para los mercados financieros emergentes, hecho que explica el reciente crecimiento de las acciones argentinas.

Asimismo, llamó la atención sobre un asunto relacionado a las épocas de cambio que estamos viviendo. ¿Cuántos trabajos actuales de EEUU van a existir en el 2025? Según un informe que citó, “el 47% va a desaparecer” debido al avance de la robótica y la inteligencia artificial, lo que puede producir que las personas queden atrás y los salarios bajen. En cuanto al precio del petróleo, otro gran elemento de incertidumbre en la economía mundial, dijo que va a subir o bajar en los próximos 3 años, ya que por experiencia no cree que se mantenga en el mismo lugar.

Gustavo Cañonero comenzó señalando un dato interesante sobre la perspectiva internacional. Al parecer, con EEUU en plena recuperación económica, hay divergencias entre la Reserva Federal y el mercado sobre una de las variables clave de las finanzas internacionales: la tasa de interés de referencia norteamericana. Asimismo, señaló el curioso dato de que, contra lo que podría esperarse, la tasa permanece baja pero el dólar se ha fortalecido notoriamente en los últimos años. En efecto, resulta inusual que Estados Unidos se encuentre simultáneamente casi en pleno empleo, sin inflación y con bajas tasas. No obstante, el dato preocupante es que si el mercado espera tasas bajas es porque también percibe un crecimiento global débil para los próximos años. Sin embargo, el disertante apostaba por la suba de tasa, remarcó indicios de recuperación en la Eurozona y subrayó que el petróleo ya podría estar en su precio indicado. Finalmente, señaló que dadas las actuales condiciones internacionales, es más recomendable posicionarse en acciones que en activos de renta fija.

Cambiando el estilo de las presentaciones anteriores, Darío Epstein comenzó citando los resultados de la encuesta de expertos y líderes globales sobre Riesgos Globales del World Economic Forum. Según su lectura, sorpresivamente ninguno de los dos primeros son netamente económicos, a saber: conflictos entre Estados y crisis del agua. En tercer lugar, recién apareció un riesgo más relacionado con la economía, el del desempleo. Otro importante riesgo económico percibido es la burbuja en el precio de activos, porque indefectiblemente luego viene una recesión. Destacó que hasta el 2013 habían más preocupaciones de índole económica, pero luego los riesgos empezaron a pasar por otro lado.

Entonces, ¿cómo invertir en un mundo complejo?. Epstein señaló además tres tendencias que se observan: el cambio climático, el envejecimiento de la población y la hiperconectividad. Enfatizó la importancia de considerar todos estos aspectos a la hora de realizar inversiones y, para dar respuesta a la pregunta planteada, recomendó: invertir en empresas que resuelvan los problemas asociados a esos riesgos y “pensar, no ir con la marea”.

Se observó en este panel un reconocimiento general de que el mundo está cambiando enormemente y que debemos ser agudos observadores de lo que ocurre a la hora de tomar decisiones importantes. En parte, estos profundos cambios se deben a los acelerados avances tecnológicos. Se dejó ver también la inseguridad en realizar predicciones sobre el volátil precio del petróleo, ya que el mismo no puede ser inferido tomando como referencia su comportamiento pasado. Quizás para buscar una respuesta, los economistas deban ponerse en contacto con los geólogos e ingenieros de reservorio y ver qué está pasando en el mundo físico, más allá de los modelos económicos.



Para ver la síntesis de la segunda jornada del Congreso haga click aquí.
The following two tabs change content below.

Franco A. Tarducci

Licenciado en Relaciones Internacionales de la Universidad Nacional de Rosario. Actualmente cursando estudios de Maestría en Finanzas en la misma Universidad. Me interesan los asuntos internacionales, las cuestiones económicas y las problemáticas de las ciencias sociales en general.

Latest posts by Franco A. Tarducci (see all)

2 Comments

  1. […] sobre todo por las acciones atadas al sector energético. En principio, tal cual se comentó en otras oportunidades, las acciones argentinas están baratas en relación a sus pares de la región, potenciado además […]

  2. […] a presente síntesis corresponde a lo desarrollado en los 4 paneles durante la primer jornada (Martes 17 de Marzo) del Congreso Económico Argentino. Nuestra intención es principalmente dar a conocer aquellos puntos que entendemos resultan de interés para el conocimiento y debate sobre la actual situación de nuestro país y el mundo, brindando una observación personal, más que definiendo de forma extensa y detallada lo transcurrido durante los dos días de Congreso. Para ver la síntesis de la primer jornada (Martes 17 de Marzo) haga click aquí. […]

¿Te gustaría dejar un comentario?